sábado

El Gafe En Los Negocios

Cuando es conocido que una persona de forma recurrente no tiene éxito en los negocios o fracasa en los proyectos que emprende podemos llegar a pensar que esa persona es gafe, aguafiestas, ceniza o negada. 

De hecho intentamos no asociarnos ni mezclar nuestros asuntos con personas así. No porque creamos en la mala suerte, sino por si las moscas (Por si acaso). 

                                                      
negocios

¿Por qué hay personas a las que todo les sale mal? Puede que sea porque no tienen las creencias ni las fortalezas suficientes para creer en ellos mismos y no lo desean de verdad, otros lo desean más que ellos y lo consiguen. 

Cuando uno desea algo profundamente lo que desea le desea. Todo comienza en la mente.

Cualquiera puede tener un mal día o una mala racha ya que siempre estamos librando alguna batalla y somos seres sensibles, todo nos repercute. Pero los gafes pueden producir cambios negativos en la energía que les rodea y extenderla pues no crean el ambiente favorable para que las cosas salgan bien.

Están atrapados por creencias limitantes, yo les incluiría en la lista de personas tóxicas.

Los negocios no son una cuestión de suerte, ésta llega por un cúmulo de circunstancias que hay que propiciar. Hay que ir a buscarla y perseguirla, eso puede llevar años aprovechando todas las oportunidades con espíritu constructivo y siguiendo a la intuición, siempre en un entorno beneficioso con las personas adecuadas.

Las personas intuitivas y perseverantes suelen convertir lo que para otros puede ser negativo en positivo. En el caso contrario los predispuestos a los caprichos del azar suelen convertir lo positivo en negativo y se justifican guiándose por sus miedos y supersticiones.

"No fueron mil intentos fallidos fue un invento de mil pasos." Con estas palabras Thomas Alva Edison describió su invento revolucionario la bombilla incandescente, aprendió mil maneras de no hacer una bombilla y a darle la vuelta a lo que para muchos hubiera sido un rotundo fracaso fruto de la mala suerte.

Si éste hombre hubiera creído en el factor suerte se hubiera condenado a sí mismo convirtiéndose en un gafe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias Por Comentar