martes

Yo No Tengo La Culpa

"Yo no tengo la culpa" es una expresión muy común que permite que el camino lo tracen otros.

Se han hecho estudios que demuestran que casi el 90% de las personas no se culpan a sí mismas por sus errores aunque hayan sido mayúsculos. 

Siempre se puede culpar a alguien, al sistema, a la crisis, al jefe, al empresario, a la banca, al taxista, al político de turno o a quien se cruce por el camino.   

Para el bienestar real y duradero esa postura es equivocada porque los que tienden a culpar a otros suelen conformarse con poco y a regañadientes para seguir culpando a otros, mientras que los que no lo hacen tienden a aceptar su responsabilidad, esa habilidad para responder ante las circunstancias.
                                        
yo no tengo la culpa
                        pixabay image
Cuando una situación es incomoda se suelen buscar culpabilidades más que soluciones, es como un escudo que se utiliza para darle la espalda a la realidad y se pone lo propio en manos de otros, eso es un impedimento para avanzar o prosperar. 

No asumir el error es como esperar que las cosas se solucionen por sí solas tomando una actitud victimista y sintiéndose siempre damnificados.

En muchos casos éste es un hábito demasiado consolidado y muchas veces inculcado desde la niñez que no se puede cambiar de la noche a la mañana. Pero el que es capaz de cambiar sus pensamientos es capaz de cambiarse a sí mismo.

Algunos cometen errores que no reconocen y que conllevan consecuencias desastrosas y grandes desgracias para otros. 

Mao Tse-Tung consideraba culpable de las malas cosechas al gorrión, un ave que se alimenta principalmente de semillas aunque también ingiere insectos controlando así su población. Mao se ensañó con el ave ordenando su exterminio lo cual provocó junto con otros factores, plagas de insectos que asolaron la agricultura y eso fue uno de los detonantes de la gran hambruna China que causó millones de muertos. 

En el lado opuesto a veces el azar juega un papel determinante. Si alguien piensa que no dejar ordenado y limpio un laboratorio de investigación antes de marcharse de vacaciones es un error, cuando Alexander Flemming regresó se encontró con una placa contaminada con moho que iba a dar lugar a la creación del primer antibiótico que salvaría millones de vidas.

"Me apoderaré del destino agarrándolo por el cuello, no me dominará." Ludwig Van Beethoven

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias Por Comentar