miércoles

La Carrera Del Ratón

El concepto carrera del ratón originalmente rat race, es como una búsqueda sin fin e inútil que evoca a un roedor corriendo dentro de su noria, o es como el estrés que se genera en la sociedad moderna buscando salir adelante gastando mucho en esfuerzo siempre con prisas para que en última instancia no se llegue a nada significativo.


la carrera del ratón
Cuando se trabaja demasiado o de forma muy competitiva por ejemplo la carrera del ratón puede manifestarse como una actividad que no compensa y con poco propósito, aunque se gane dinero.

Si además una actividad origina que los gastos tiendan a crecer al mismo tiempo que las ganancias poniendo éstas en peligro o si se siente que el dinero siempre es poco o que no se ahorra lo suficiente, se han de buscar alternativas para conseguir un equilibrio y una vida más armoniosa.

Las largas horas, la presión, el tiempo dedicado a los desplazamientos, la contaminación de las grandes ciudades, las aglomeraciones o tener menos tiempo para la vida social y familiar son factores que generan infelicidad y que no permiten disfrutar de los beneficios de la prosperidad económica y de un mejor nivel de vida.

Escapar de la carrera del ratón es posible cambiando la actitud y priorizando el estilo de vida deseado para ganar en libertad e independencia y tomando decisiones según los recursos de cada uno y administrándolos.

En determinadas ocasiones cambiar de trabajo o de condiciones puede ser necesario, beneficioso y satisfactorio para la persona y para sus expectativas personales y profesionales, y transmitir en la empresa ese incorformismo puede ser un gesto que demuestre seguridad y una buena idea para dar una oportunidad a la negociación.

También es una opción conjugar los ingresos fruto del esfuerzo directo y del tiempo que se dedica a realizar esa actividad -el salario- con otros ingresos, los pasivos que entran en el bolsillo sin necesidad de dedicar tiempo y esfuerzo y que son muy gratificantes.

Ingresos que pueden venir de rentas de alquiler, de ventas o comisiones recurrentes o de la propiedad intelectual por ejemplo.

"El hombre absurdo es el que no cambia nunca"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias Por Comentar