viernes

El Valor De La Experiencia


el valor de la experiencia   
Tener experiencia se mide a partir de los años que una persona se ha dedicado a una actividad, tener una amplia y larga experiencia a la hora de emprender por ejemplo, es de gran valor.

La experiencia es un grado que se cotiza al alza, se obtiene por antigüedad pero sobre todo por méritos propios por desarrollar una profesión rica en experiencias y cambios trufada de conocimientos y de retos.

Conocimientos adquiridos no necesariamente académicos fruto del trabajo, de la observación y de las vivencias, enseñanzas muy valoradas en las empresas que pueden evitar errores importantes. Un bagaje o un saber hacer, un know how que es determinante para el éxito.

Las personas exitosas con experiencia se reciclan y tienen gran capacidad de aprendizaje, resuelven situaciones adaptándose a los cambios, identifican problemas, se anticipan y toman buenas decisiones. Acreditan con su solvencia sus años de experiencia.

Tener más experiencia también implica tener más edad, eso aporta una perspectiva muy necesaria para tener una visión general de lo que significa una empresa y eso conlleva madurez, responsabilidad, claridad de ideas o credibilidad.

La formación empresarial ayuda mucho a enfocarse en lo importante y puede ir acompañada de activos como una cartera de clientes o una red de contactos profesionales que marcarán la diferencia entre unos negocios y otros.

Emprender a cierta edad y con experiencia supone haberse liberado de miedos y barreras, y en muchos casos puede suponer haber ahorrado lo suficiente para echar a andar el negocio sin depender tanto de la financiación lo que hará que nuestra aventura empresarial sea más solvente desde el principio.

2 comentarios:

  1. Hola Javier.
    ¡No hay nada más importante que la experiencia!Con esta frase ilustras y abres a la perfección tu texto y ya en sí misma es una declaración
    de intenciones muy correcta.
    Además es una de las únicas medidas seguras para evitar caer en los errores y eso puede valer para el emprendimiento que tu dominas pero también para nuestra vida diaria.
    Bueno en definitiva una gran reflexión sobre el valor añadido que es la experiencia y que en referencia a la edad no debería ser un demérito para la contratación en este caso por cuenta ajena, de personas muy valiosas precisamente por la acumulación de más o menos sabiduría.
    Un gran saludo Javier.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel, a veces cuando peinamos alguna cana aunque sea a los 40, da la impresión de que para ciertas profesiones nos quedamos rezagados y parece que el mercado de trabajo así lo considera. No somos tan jóvenes pero tenemos armas más poderosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias Por Comentar