sábado

Lo Que Deseo Me Desea

Aunque la ley de atracción no está escrita se dice que rige el Universo y se define como imparcial e inmutable. Conviene reconocerla porque de acuerdo a los pensamientos y a las acciones de cada uno se atrae lo que corresponde.

Hay gente que tiene suerte en todo o que siempre atrae lo bueno, quizás algo de esta ley funcione para ellos o sigan ciertas pautas. Como si fuera un imán.

Para experimentar la ley de atracción me propuse cruzarme con un modelo de coche italiano que deseo y cuyo concesionario de la marca está a 400 kilometros, no iba a.ser fácil.
Proyecté la mente y preparé la búsqueda sin poner objeción ni condición, sin pensamientos negativos, con agradecimiento, energía positiva y en disposición. Sentí que el trabajo estaba hecho y que el deseo tenía que llegar.

lo que deseo me desea

Manteniendo viva la búsqueda, la actitud y la disposición el deseo tenía que llegar, era cuestión de tiempo. La decisión y la acción estaban tomadas, el coche tenía que venir.

Algunas semanas después de haberme comprometido mientras iba conduciendo, uno de color rojo se puso a mi lado permaneció un par de minutos aceleró y se perdió en la lejanía.
Paré a repostar y para mayor sorpresa el coche estaba estacionado junto a la cafetería esperando mi llegada para poderlo tocar, examinar y fotografiar mientras esperaba a que saliera su dueño y se lo llevara.
                                                               

Conseguí mi objetivo y seguí mi camino con ilusión porque lo que deseo me desea.

Después de un tiempo comenté la experiencia con un galeno que me aclaró que el cerebro emocional se activa como un radar y permite enfocar la atención en lo que buscamos para conseguir objetivos.  

Puso el ejemplo de las embarazadas cuando se fijan en otras embarazadas y en bebés por las calles.

Sea como sea, cuando decido específicamente lo que quiero deseándolo y previéndolo y lo planto en el cerebro, fortalezco las creencias y tengo un plan de acción
preparando la llegada y actúo como si ya lo hubiera conseguido, entonces el deseo se puede hacer realidad y puede parecer que ha sido fruto de poderes sobrehumanos.

"Mis deseos son órdenes para mi." Oscar Wilde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias Por Comentar