martes

El Socio Idóneo

En las relaciones exitosas entre personas como en una sociedad de negocios por ejemplo, factores como la comunicación, la transparencia o la confianza son determinantes. 

Elegir al socio idóneo es clave porque supone valor añadido y potencia el espíritu emprendedor,compartir la visión y el entusiasmo ayuda mucho para alcanzar objetivos más rápidamente al tiempo que crecen las expectativas. Con complementariedad y reciprocidad se suma y se forma un equipo perfecto.

El socio idóneo tiene cualidades como 
el compromiso, la seriedad, la implicación o la ética, aporta recursos, comparte gastos y tiene un bagaje, un know how fruto de su experiencia que beneficia mucho la empresa.
                                             
el socio
thanks pixabay

Antes de formalizar la sociedad es principal firmar un contrato por ambas partes con la ayuda de un abogado definiendo todos los detalles y obligaciones  estableciendo criterios en caso de que se presenten imprevistos, situaciones conflictivas, desacuerdos, disoluciones o tomas de decisiones determinantes.

Mezclar a la familia o a las amistades con los negocios puede ser un asunto delicado y suponer un riesgo añadido. Famoso es el caso de Mark Zuckerberg y de su socio Eduardo Severin cofundadores de facebook que pasaron de ser amigos a enemigos enfrentados incluso legalmente.

Sin Embargo Walt y Roy formaron el equipo perfecto. Aunque Roy rechazaba la publicidad y la fama que le venían de su hermano tenía talento con los números y visión para los negocios y cuando Walt le llamó, Roy se hizo socio del proyecto y cofundó con su hermano Walt Disney Productions hoy conocida como Walt Disney Company. 

O el caso de Ferruccio, aquel viticultor italiano exitoso con mucha determinación y amor propio que con el tiempo comenzó a fabricar tractores convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Italia.Tuvo una idea, se asoció para sacarla adelante y se hizo más fuerte.


Ferruccio se compró un Ferrari pero no estaba contento con el rendimiento del coche y con sus conocimientos de mecánica observó que aquel Ferrari tenía el mismo embrague que algunos de sus tractores.


Fue a quejarse directamente al dueño de la marca pero no llegaron a ningún acuerdo, "dedícate a tus tractores" le dijo Enzo con prepotencia llamándole campesino y diciéndole que el problema era él y no el coche.


Un airado Ferruccio prometió a Enzo que crearía un coche mucho más lujoso que el suyo y para gente que realmente apreciase la exclusividad y la calidad.


Se alió con una empresa de ingeniería automotriz y aquella idea se convirtió en una de las marcas de coches más potentes y de más prestigio. Aquel viticultor se llamaba Ferruccio Lamborghini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias Por Comentar