jueves

La Empatía

La empatía es la capacidad o habilidad que se tiene para ponerse en el lugar del otro, para ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

También en el mundo de los negocios la empatía se puede utilizar como una herramienta para generar confianza, proximidad, sintonía, afinidad o compromiso abriendo las puertas al entendimiento de una forma sólida y veraz.

Sería un error no ver más allá de la propia perspectiva, uno de los fundamentos del éxito consiste en tener la capacidad de apreciar el punto de vista del otro y ver las cosas desde ese punto de vista así como del nuestro.la empatí­a
                                      

Aun con posiciones encontradas en el ámbito de la negociación la empatía juega un papel muy importante a la hora de llegar a acuerdos, se fomenta hablando, escuchando o a través de miradas y gestos acercándose a la parte humana.

Dando muestras de interés para comprender un poco el mundo de la otra persona, sus expectativas, pensamientos, deseos o creencias o buscando cosas en común para reconocer sentimientos se practica la empatía, una de las habilidades de la inteligencia emocional que dirige y equilibra las emociones propias y las de otras personas.

Hay profesiones que se revalorizan mucho manejando ésta habilidad y generalmente se obtienen mejores resultados. Un profesor, un vendedor o un político por ejemplo independientemente del valor intrínseco de lo que ofrecen si tienen capacidad para relacionarse, empatizar o percibir los elementos asociados a las emociones seguramente serán más exitosos.

Las personas con poca o nula empatía suelen dedicarse exclusivamente a sus intereses de forma egoista, sin compromiso con su entorno sus relaciones pueden estar impuestas por alguna circunstancia o ser destructivas. La ausencia de empatía puede tener que ver con algunos trastornos de la personalidad.

En situaciones límite o sobrevenidas que nos ponen entre la espada y la pared o cuando corre peligro la propia vida, la empatía puede surgir como una reacción natural a modo de salvavidas. Así se creó el término "síndrome de Estocolmo" cuando el psiquiatra Nils Bejerot en 1.973 observó durante un atraco a un banco que algunos rehenes desarrollaban una relación de complicidad con sus captores poniéndose de su parte. Famoso fue el caso de Patty Hearst un año después en Estados Unidos.

"Trata de comprender antes de ser comprendido" Stephen Covey

2 comentarios:

  1. Hola Javier, excelente reflexión y si me apuras, cosas como la empatía, deberían formar parte de alguna manera de alguna asignatura en los colegios, aunque fuera en valores o como algo optativo. Y si bien la empatía es un sentimiento en principio natural e intrénsico a la persona, creo que también es un camino por el que se puede trabajar y que nos enseñé desde pequeños a ponernos en el lugar del otro. E incluso aplicada en los negocios en positivo, creo que todas las partes pueden salir beneficiadas si hay verdadero interés y buenas intenciones por ambas partes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. Es verdad pero quizás la empatía como tal no se aprende en las escuelas porque se considera una cualidad innata, no se aprende pero se enseña prestando la debida atención se demuestra que inhibe las respuestas agresivas por ejemplo al percibir los sentimientos ajenos. En las empresas también como en todo la ética y los valores son claves. Un gran abrazo.

      Eliminar

Gracias Por Comentar