domingo

Las Decisiones

En la vida tomamos decisiones continuamente, no es posible no decidir. Cuando no decidimos es porque "decidimos no decidir" y podemos acabar donde no queremos, donde otros quieren que estemos. 

Las decisiones son elecciones entre varias alternativas que pueden tener efectos inmediatos o a largo plazo, según la ciencia tomamos miles de ellas al día aunque solo somos conscientes de un 1%, un porcentaje que puede ser determinante porque al final la vida es el resultado de acciones que van sumando y que a la larga marcan la diferencia. No soy yo y mis circunstancias, soy yo y mis decisiones.

pixabay image

Así pues, el presente es el resultado de la acumulación de todas las decisiones  tomadas a lo largo del tiempo. 

Tener una buena actitud al haber asumido errores del pasado permite reflexionar y reconocer decisiones que fueron equivocadas porque estaban basadas en lo que otros esperaban de mí, no en lo que yo quería.

Pero el fracaso es necesario para el triunfo en la vida de cualquier persona,  es un hecho indiscutible, estadístico, difícil de rebatir. La vida de cualquier gran hombre o mujer también está llena de fracasos y malas decisiones que supusieron el comienzo de un periodo de aprendizaje y de humildad, una travesía del desierto necesaria para alcanzar las metas. 

Mirar al pasado y analizarlo, escribir a mano para clarificar ideas, tomar  decisiones importantes por la mañana con mejor concentración o evitar el multitasking, son acciones que pueden ayudar para no cometer los mismos errores.

En el ámbito de la empresa existen distintos procesos para la toma de decisiones que se clasifican según el nivel de impacto y los actores involucrados: decisiones directivas, operativas, estratégicas, tácticas etc. cada una con sus características. El objetivo principal es encontrar la mejor solución ante una o varias necesidades que afectan a la organización, además, se establecen acciones para cumplir con los objetivos marcados. Cualquier decisión que se tome dentro de la organización supondrá un impacto ya que el rumbo que tome la empresa dependerá de ello.

Porque a veces, una decisión puede cambiar una vida o una empresa para siempre..  

6 comentarios:

  1. Solo el hecho de saber reconocer errores nos ofrece mejores oportunidades en la empresa y en la vida. Un texto muy acertado en el que defines el a mi juicio como un buen modelo de mirar la vida.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso lo mismo, reconocer los errores propios abre puertas porque se aprende de ellos. Además aceptar es fundamental para crecer.
      Un abrazo Miguel.

      Eliminar
  2. Ante todo, gracias por compartir tan buen contenido.
    La humildad es algo básico para reconocer los errores e intentar corregirlos, en mi opinión. Analizar el pasado e intentar trasladar al presente aquello que hiciste, para aprender cómo debes hacerlo ahora, es un buen camino. Estoy de acuerdo en que por la mañana se toman decisiones más fácilmente. Además, he comprobado que si te desvelas de madrugada y escribes lo que tu cerebro esté pensando verás que es un momento creativo, lo que puedes aprovechar también para decidir.
    Te invito a pasarte por mi marcosplanet.blog y comentar alguno de mis posts.
    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos.
      Respecto a tu magnífico blog sabes que soy seguidor y que lo leo y comento.
      Sobre el tema de las decisiones se trata de buscar el mejor momento del día que no siempre es el mismo para todos. Cuando tomamos una decisión importante utilizamos energía destinada también a afrontar el resto del día, eso puede implicar que la mente se fatigue. Si se continúa tomando decisiones en la misma jornada puede ocurrir el efecto contrario al deseado, que se produzca una mala toma de decisiones.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué gran verdad. Una decisión en un momento determinado puede cambiar el rumbo en segundos. Es emocionante esta vida y cómo somos capaces de arreglárnoslas en ella. Abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, somos lo que decidimos ser aunque a veces no reconozcamos la importancia que tienen las decisiones que tomamos.
      Durante la juventud por ejemplo tomar decisiones acertadas sobre aspectos claves exige un amplio trabajo de reflexión que va a ser determinante para el futuro.
      Un abrazo Amaia.

      Eliminar

Gracias Por Comentar