domingo

El Hombre De Negocios

La "bastantidad" no es rendirse es saber que ya es suficiente, reconocer que no se necesita más para ser feliz. Eso no es conformismo, saber decir "ya basta" o "ya tengo bastante" es lo contrario de la insaciabilidad.

El hombre de negocios es una historia basada en un relato de Paulo Coelho que invita a reflexionar sobre los ideales y sobre la felicidad, y tratándose de felicidad cada persona elige su camino.
                                      
En un pueblecito costero de Brasil había un hombre de negocios norteamericano mirando al mar cuando apareció una barca con un sólo tripulante y varios soberbios atunes.
 
El norteamericano felicitó al pescador por la calidad de la pesca que traía y preguntó: ¿cuanto tiempo has tardado en pescar esto? sólo un ratito dijo el pescador.

El hombre de negocios lejos de conformarse y dejar tranquilo al pescador le siguió preguntando, ¿por qué no se ha quedado más tiempo para pescar más? 
El pescador contestó que ya tenía bastante para las necesidades de su familia.

Pero el hombre de negocios volvió a preguntar: ¿Y qué hace usted el resto del tiempo?
                                                           
hombre de negocios

Duermo hasta tarde y pesco un poco, juego con mis hijos, echo la siesta con mi mujer y voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada señor.

El norteamericano dijo en tono burlón: 
mire me gradué en Harvard y puedo echarle una mano, tiene que dedicar más tiempo a pescar y con las ganancias comprarse una barca más grande después podrá comprarse varias barcas y con el tiempo podrá hacerse con una flota de barcos de pesca. 
En vez de vender la captura a un intermediario se la vende a un mayorista en Los Angeles o en Nueva York e incluso puede llegar a tener su propia fábrica de conservas. 
Así dirigirá su propia empresa en expansión controlando el producto, el proceso industrial y la comercialización.

¿Cuánto tiempo tardaré en hacer todo eso? preguntó el pescador. 
De 15 a 20 años contestó el empresario. Y luego ¿qué? volvió a preguntar el pescador,
el norteamericano soltó una carcajada y dijo que luego venía la mejor parte:
Cuando llegue el momento podrá vender la empresa en bolsa hacerse muy rico ganando millones de dólares. 
¿Millones de dólares señor? Y luego ¿qué?

Luego podrá retirarse e irse a un pequeño pueblo costero, dormir hasta tarde y pescar un poco, jugar con los nietos, echar la siesta con su esposa e ir a pasear al pueblo por las tardes tomar copas y tocar la guitarra con sus amigos.

Pero señor, tardaré entre 15 y 20 años en hacer lo mismo que estoy haciendo ahora.. 

4 comentarios:

  1. A veces cariño m
    el más feliz es el que menos tiene
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mucha,

      Puede ser verdad lo que comentas, pero también es cierto que el dinero ayuda mucho para.ser más feliz. Es un tema mental.

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Sin lugar a dudas el dinero ayuda mucho
    Me encanta como escribes
    escribes divino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también Mucha.

      Me alegro de tu pronta recuperación.

      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias Por Comentar