lunes

Cruzar El Rubicón

En el año 49 a.C. el río Rubicón de estrecho caudal y fácil de cruzar servía de frontera entre las provincias romanas y la Galia Cisalpina y marcaba el límite del poder romano. A ningún general le estaba permitido cruzarlo con su ejército en armas, pero Julio Cesar tomó la decisión de cruzarlo e hizo famosa la frase "alea jacta est" (La suerte está echada). Aquella decisión ilegal fue el detonante de una guerra.

Desde entonces la expresión "Cruzar el Rubicón" implica un punto de no retorno, un punto que una vez se ha traspasado no hay vuelta atrás y la única opción que queda es la de seguir adelante. Se puede aplicar esta expresión en multitud de ocasiones o en la toma de decisiones importantes como la de emprender un negocio por ejemplo.



cruzar el rubicón

Julio Cesar se enfrentó a su gente cruzando aquel río una frontera que le habían impuesto y declaró una guerra que al final ganó proclamándose líder. Ese líder que tiene que tomar decisiones difíciles y arriesgadas para demostrar seguridad en sí mismo y provocar la adhesión de otros. "A los que se atreven les sonríe la fortuna" Virgilio


Tuvo que ser un gran líder, valiente y entusiasta con una gran capacidad de convicción que como a los demás hombres le definían sus pensamientos pero a diferencia de otros no tenía imposiciones en su mente ni conceptos limitantes aprendidos como por ejemplo: "no puedo" o "eso es imposible"


Fue su audacia, su osadía yendo siempre por delante con su visión a largo plazo para convertirse en emperador, la generosidad con sus soldados, su carisma y su personalidad arrolladora lo que le hacían sobresalir por encima del resto. Conocía la política, la milicia, el derecho y la literatura y tuvo grandes dotes organizativos y de comunicación para tenerlo todo bajo control y una gran capacidad de reacción ante lo que pudiera surgir. Persuasivo para llevar a cabo todos sus logros militares y llegar a lo más alto.

Al final quizás porque había acumulado demasiado poder, por su ambición o porque se había convertido en un tirano no supo realizar los cambios políticos y sociales que se necesitaban y que hubiesen podido evitar la conspiración en su contra para aplacar el odio y la envidia que le tenían algunos senadores. 


Tras su asesinato se produjo una gran conmoción en Roma paralizándose proyectos y sumiéndola en un caos. La suerte estaba echada.

2 comentarios:

  1. Hola Javier.
    Excelente entrada, fíjate que hay ciertos dichos como este de cruzar el Rubicón, que muchas veces decimos sin conocer realmente su significado.
    Así que personalmente me ha servido como aprendizaje y como disfrute de tus letras.
    Gracias y te envío un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, la historia nos dejó su sabiduría, también en forma de proverbios o expresiones que se transmiten de generación en generación y que son fruto de experiencias que dejaron su huella. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias Por Comentar