lunes

La Gratitud

Existen distintos grados de gratitud. 
Las personas sienten gratitud cuando ocurre algo positivo y significativo en sus vidas como por ejemplo cuando ganan un premio de lotería o cuando consiguen el empleo de sus sueños, otras son capaces de sentir gratitud también por las pequeñas cosas del día a día y otras simplemente agradecen por estar vivas ya que consideran que la vida es un regalo.
Otras sienten gratitud incluso en los momentos difíciles que les toca vivir ya que piensan que los desafíos son oportunidades para crecer.

Según la ciencia cultivar la gratitud tiene muchas recompensas, impulsa a la acción, ayuda a mantener la armonía, "obliga" a corresponder al otro,  transmite energía positiva e implica múltiples beneficios para el cuerpo y la mente generando más optimismo, emociones más positivas, más generosidad o más capacidad para la compasión. 
Al agradecer o recibir agradecimiento van quedando atrás dudas y temores.
 
Se sabe que la gratitud es un antídoto ante el miedo porque influye positivamente en el estado de ánimo, en la calidad de los pensamientos, de los sentimientos o de las creencias.

El reconocimiento laboral en las empresas también es agradecimiento, además fortalece el compromiso de los trabajadores que al sentirse valorados individualmente les motiva, estimula, enfoca y eso repercute positivamente en la cuenta de resultados.  
 
El reconocimiento es una necesidad humana que desde el punto de vista empresarial es clave para preservar a los mejores profesionales.

La gratitud atrae situaciones que suman en la vida creando una dinámica y una conexión beneficiosa demostrando que en realidad todos somos iguales.
Las personas que por su trayectoria y hechos inspiran y enseñan, insisten en la importancia que tiene la gratitud porque ellos mismos lo han comprobado. Se trata de que el agradecimiento esté presente no ya por educación sino por convicción.
El agradecimiento no tiene tanto que ver con la acción exterior de "dar las gracias" como con el hecho de "sentir las gracias", es un sentimiento interior.

Hay personas ingratas, frías emocionalmente y con escasa empatía que consideran que no tienen ninguna razón para mostrar agradecimiento.
No creer en la gratitud puede indicar una mentalidad de carencia o una lógica primaria, quien no sabe agradecer lo que tiene y solo vive pendiente de lo que no tiene elige la amargura como destino. 

"La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas ellas." Cicerón 

6 comentarios:

  1. Me ocurre, que a veces es tan evidente que no me sale la forma de ponerle las palabras a aquello que cómo el agua, la comida, un trabajo realizado, un día bonito... a veces, lo paso por alto. Comencé hace algunos años la gratitud pero yo lo hacía através de las redes para invitar a la gente a hacerlo. Sería guay que hicieras algo parecido. hay veces que no nos damos cuenta que estamos en un mundo de grandes oportunidades, dichas y cosas buenas a pesar de lo malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ciertamente muchas veces no nos damos cuenta del aquí y del ahora y los dejamos pasar. Mientras respondo a tu comentario que me inspira me acuerdo de las palabras de Alejandro Jodorowsky: No es cursi decirle "Te amo", es una confesión heroica. No es cursi decirle "Me haces falta", es humildad emocional. No es cursi decirle "Te quiero", es saber agradecer el milagro de su existencia.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Yo a eso le llamo un piropo en toda regla. No sé qué decir, me he quedado cortada. jajajajja!!

      Eliminar
    3. jajaja me ha salido asi sin pensarlo.

      Saludos.

      Eliminar

Gracias Por Comentar