miércoles

La Ley Del Menor Esfuerzo

Existe la habilidad natural de resolver problemas minimizando el trabajo total y destinando el menor esfuerzo posible o el menor gasto de energía para lograr un propósito.

Trabajar, trabajar y trabajar sin recibir el triple de compensación va contra la ley del menor esfuerzo, una ley que optimiza los recursos hacia los objetivos marcados.

ley del menor esfuerzo

Deepak Chopra destacado escritor y médico la describe como una ley (vilipendiada) que no predispone a la inactividad sino que enfoca para actuar de un modo más efectivo utilizando la inteligencia.


Una ley que se basa en el hecho de que la inteligencia de la naturaleza hace que todo funcione con facilidad eliminando la resistencia, la oposición o la negación y aplicable también a la naturaleza humana.

Se habla mucho del esfuerzo necesario para conseguir un fin determinado, de que todo se consigue a través del esfuerzo y del trabajo duro. 


Sin embargo no se habla apenas de la ley del menor esfuerzo, en ámbitos como el laboral donde prima la productividad no se entendería.

El poder de la mente lo es todo. La mente (y el sistema) atrapan y la mente y la ley del menor esfuerzo que lo simplifica todo, liberan.


Durante los años de prosperidad en el sector de la construcción por ejemplo, todo fluía y había capacidad de ahorro y trabajo de sobra. 


Se vendía casi todo lo que se construía porque los bancos con sus políticas expansivas daban créditos hipotecarios alegremente favoreciéndose así junto con otros factores la creación de la "burbuja inmobiliaria", un incremento explosivo de los precios de los bienes inmuebles.

Cuando los bancos dejaron de financiar y se paralizó la actividad económica llegó el desempleo, el endeudamiento, la depresión o la crisis. Una época distinta de cambios donde había que reinventarse o morir en el intento. Ya nada volvería a ser lo mismo.


Adaptarse a la nueva situación después del aquel tiempo de bonanza tenía que ser la clave. 

Una de las características de las personas emprendedoras es que hacen todo lo posible para que sus ingresos no provengan necesariamente de un trabajo a cambio de un sueldo, y muchas observaron al tiempo que perdían sus empleos o quebraban sus empresas cómo se desplomaban los precios de la vivienda.

Vieron una oportunidad comprando en zonas céntricas de grandes ciudades para hacerse con activos, alquilarlos y obtener rendimientos económicos recurrentes.

La ley del menor esfuerzo está conectada con la naturaleza, es su energía y su inteligencia y funciona con dosis de pasión, confiando en la abundancia, haciéndose inmune a las críticas o perdiendo el miedo a los desafíos.

4 comentarios:

  1. Hola Javier, me alegro mucho de volver a reencontrarte tras un tiempo sin pasar por tu estupendo espacio. No encuentro el gadget de seguidores de Blogger así que voy a intentar añadirte en mi lista de lectura manualmente por si no quieres poner ese gadget por la razón que sea. Con respecto al post de hoy, creo que quien tuvo o tenga la oportunidad de invertir en vivienda para poder alquilar casi tiene su vida solucionada con un buen manejo de estos recursos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, muchas gracias por el aviso, he borrado la caché y los cookies para añadirlo de nuevo. Respecto al artículo creo que se puede aprender mucho de la optimización de los recursos en la naturaleza y del instinto de supervivencia que lleva a la acción. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Interesante disquisición sobre la forma de aplicar éste principio que sin duda está ahí. Cada vez hay más oportunidades para conseguir ingresos pasivos que nada tienen que ver con cambiar tiempo por dinero. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, haciendo un trabajo una sola vez y cobrando por ello periódicamente. Derechos por alguna creación, recibiendo comisiones por ventas recurrentes pólizas, cuotas..repartos de dividendos, creando redes de consumo, etc. Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias Por Comentar