viernes

Comida De Negocios

El miércoles me invitaron a una comida de negocios para presentar mi proyecto en busca de opiniones, socios, clientes o aliados y al final todo fue un éxito por los contactos que hice y por la proximidad y el ambiente relajado que se generó. Aproveché bien la oportunidad.

En las reuniones de negocios la primera impresión que se causa cuenta mucho, la vestimenta recomendada para cada ocasión suele indicarse al pie de las invitaciones y aunque ir o no ir con corbata ya no se le de tanta importancia la corbata y los negocios se complementan. Si bien parece que una comida es un evento informal, hablar de negocios con gente desconocida requiere llevarla puesta.

Eligieron un restaurante recomendable y fácil de encontrar, reservaron con antelación una mesa especificando su disposición y el formato (mejor redonda) y se aseguraron de que hubiera lugar para estacionar el coche.
                                              
comida de negocios


Ya sentados trajeron un aperitivo que permitió "romper el hielo" y ganar tiempo para estar cómodos. Después entraríamos en materia.

El menú no fue abundante pues el objetivo no era comer, un plato a elegir fue suficiente teniendo en cuenta que comer no ayuda a estar alerta y beber vino tampoco. Mucho agua, café o infusión al final regalaron más tiempo para cerrar tratos, recopilar, concretar o establecer futuras reuniones. 

Aspectos como llegar puntual a la cita, silenciar el teléfono y no tenerlo visible, hablar ordenadamente, hacer las preguntas y ofrecer las respuestas correctas, manejar datos contrastados, tomar notas, no hablar de temas ajenos al objeto de la reunión para no generar conflictos o no levantarse durante la comida, sí fueron importantes.                                       
La cuenta la pagó el anfitrión, aunque esto puede variar dependiendo de varios factores pero en todo caso el trámite debe hacerse con agilidad y el gesto de dejar propina puede transmitir buen efecto.

Al despedirnos, apretones de manos y buenas palabras que invitaban a nuevas reuniones. 

Fue buena idea organizar la comida el miércoles a mitad de semana, el viernes no hubiera sido el día hábil ideal para hablar de negocios en un restaurante. 
En una reunión cara a cara donde se pretende dar un paso importante para llegar a acuerdos todo debe salir bien.  

"Comer es una necesidad, pero comer con inteligencia es un arte." Francois de la Rochefoucauld

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, y si quieres conocer el "no va más" en este aspecto, aquí te dejo este enlace de "Cómo hacer inolvidable una cena": https://azpressnews.blogspot.com/2021/02/como-hacer-inolvidable-una-cena.html

    ResponderEliminar

Gracias Por Comentar