viernes

El Calentón Del Emprendedor

En el terreno empresarial el calentón del emprendedor es como un espejismo, una realidad engañosa que puede llevar a poner en marcha un proyecto sin contrastar los aspectos fundamentales para que funcione.
Una opción demasiado arriesgada que generalmente convierte el proyecto en fallido provocando desde descalabro económico hasta falta de credibilidad, porque la fiebre emprendedora a veces no deja ver la realidad. 

Hay varias cuestiones que son determinantes para asegurar la viabilidad de una empresa por pequeña que sea, analizando datos y recolectando información de cara a que se cumplan los objetivos deseados. Por ejemplo hacer un estudio de mercado es un paso fundamental.

Si la idea es abrir al público una tienda o un local comercial hay mucho que hacer antes de lanzarse. Definir la estrategia, la financiación, el cálculo de los gastos totales mensuales incluyendo la propia retribución o saber cuánto hay que vender todos los meses para cubrir esos gastos y alcanzar el punto de equilibrio.

thanks pixabay

Las pequeñas empresas pueden ser muy
rentables con buenos márgenes de beneficio, pocos gastos y poca inversión pero tienen un índice de fracaso muy alto hasta del 40% e incluso algunas no duran más de seis meses.

Acciones como adaptarse al entorno, buscar negocios que puedan ser competencia, visitarlos, observar, hacer las preguntas correctas para averiguar cómo atraer clientes o descubrir cómo marcar la diferencia son muy necesarias.

Cuando el objetivo de un negocio a pie de calle es facturar mucho dentro del local, la ubicación es clave. 
Situarse en un lugar de mucho paso puede marcar la diferencia entre tener éxito o verse abocado a una dura supervivencia con todas las consecuencias que eso conlleva...
Asegurar que el local seleccionado cumple con las expectativas deseadas para evitar decepciones y reducir imprevistos facilita mucho las cosas y puede suponer el 50% de la viabilidad del negocio, del éxito.

En una ocasión estuvimos a punto de abrir en un local comercial una tienda ya que disponiamos de mercancía novedosa y muy vendible, estábamos muy motivados y el calentón apareció. 

Un local que se alquilaba por un precio razonable y aunque no estaba en plena zona comercial nos sedujo porque desde una de las entradas del Corte Inglés se veía en la distancia.
Pensábamos que no podíamos dejar pasar aquella oportunidad.
Pero faltaba hacer la prueba definitiva también llamada "la prueba del algodón"(1), estuvimos contabilizando el tránsito de personas que pasaban por la puerta durante varios días seguidos por las mañanas y por las tardes, aquella experiencia fue decepcionante. 
No pasaban más de 100 personas al día.
Desistimos de aquella operación y optamos por alquilar el local comercial en una de las "zonas premium" de la ciudad donde posicionarnos frente a la competencia y con tránsito continúo de posibles clientes.
Habíamos decidido que la ubicación iba a ser clave para el éxito de la empresa, aunque tuviésemos que pagar una cuota de alquiler mucho más alta.

"Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha." Abraham Lincoln  

(1) "la prueba del algodón" es una expresión que se utiliza a partir de un anuncio televisivo que hizo historia, es la prueba definitiva.

2 comentarios:

  1. Hola Javier, siempre es un gusto leerte cada vez que regresas con tus buenos consejos y tu visión del mundo del emprendimiento. Y efectivamente el calentón del que hablas hace cerrar muchos negocios por falta de un estudio medianamente serio. La frase de Lincoln un tremendo acierto. Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, Ese calentón se parece mucho al entusiasmo, que aunque es considerado una de las emociones más positivas, sensación de placer, estar a gusto, sentirse incentivado, interesado, comprometido, transmite fuerza.. también tiene su cara "b" para los negocios. Hay que manejarlo. Un abrazo Miguel

      Eliminar

Gracias Por Comentar