domingo

Saber Esperar

Como emprendedor he cometido errores de bulto en aspectos fundamentales como la financiación o la contratación generando demasiadas deudas y gastos y poniendo en jaque a la empresa, pero también he aprendido que en un mundo globalizado y competitivo que avanza tan deprisa adaptarse al ritmo natural de las cosas es una virtud.                                                                                        
De los errores se aprende pero no interesa equivocarse demasiado haciendo negocios pues el coste económico y de otros recursos es muy alto.

Puede que con el proyecto ya en marcha pongamos toda la carne en el asador buscando el éxito antes de tiempo y nos dejemos arrastrar por el afán y las ganas de crecer rápidamente sin tener en cuenta que el éxito está en pensar a largo plazo, en saber esperar, las prisas no dan ninguna ventaja.
 
Al principio es mejor actuar con cautela y cumplir con las obligaciones adquiridas sin asumir otras nuevas hasta asegurarse la viabilidad del negocio.
Por eso es importante elaborar el plan de negocios antes de empezar definiendo aspectos clave como el mercado en el que nos vamos a mover o la competencia que vamos a tener.
                                                                                      
Cuando los objetivos no se van cumpliendo según lo previsto se identifican las causas para buscar soluciones, a veces hay factores que van más despacio y conviene darle "tiempo al tiempo" para mejorar expectativas, asimilar nuevos conceptos, seguir aprendiendo, establecer nuevas relaciones o consolidar para que broten los frutos.

Gestionar el factor tiempo con inteligencia y optimismo es valioso pues se pueden cometer errores de cálculo, malos pronósticos o vacilaciones. Saber esperar es esencial para conseguir objetivos.      
Esperar a que todo encaje mientras se avanza con confianza preparándose y sin dejar de trabajar en la idea para perfeccionar y comprender mejor.
Con paciencia se dedica el tiempo necesario a que todo madure aportando después una sensación gratificante por el trabajo bien hecho. 

Frases hechas como "Tiempo al tiempo", "poco a poco" o "no corras tanto" son el resultado de la sabiduría y de la experiencia y demuestran que el tiempo hace su trabajo y clarifica las cosas y que saber esperar en los negocios también es actuar.

"Perder la paciencia es perder la batalla" Mahatma Gandhi

2 comentarios:

  1. Hola, Javier.

    Gestionar el factor tiempo, tan importante para el mundo empresarial, también puede ser la clave para triunfar en otros aspectos de la vida. Así llegaríamos a ese 'La paciencia es la madre de la ciencia'. Quién atesore esa virtud está destinado a ser muy feliz.

    Un gran saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,

      Según investigaciones parece que los que saben esperar son menos depresivos, más empáticos o sienten más gratitud. La paciencia se relaciona con el nivel de felicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias Por Comentar